Trabajar en Japón: errores y culpa

La semana pasada expuse a mi supervisor una serie de problemas con la empresa. Él habló con los dos jefazos, y han decidido que me cambian de grupo de investigación.

Lo curioso de todo esto es que mi jefe directo me ha pedido perdón (él fue quien habló con los jefes para ver como podía mejorar mi situación, y al cambiarme de grupo, él deja de ser mi jefe y le da pena). Los jefazos también me han pedido perdón por el trato recibido y me han “agradecido mis críticas” porque así podran tratar mejor al próximo becario. Y cuando he hablado con la gente del nuevo grupo, me han pedido perdón, literalmente, por no haber “acudido en mi rescate” hasta ahora, porque eran conscientes de que lo estaba pasando mal.

(más…)

Anuncios

19/06/2009 at 15:45 4 comentarios

Camping a la japonesa

La propuesta era irme de camping con Alejandro, un chico español que lleva viviendo dos años en Japón, y un grupo de japoneses. Todo un fin de semana.

Al final, como siempre, las cosas son mucho más de lo que parecen inicialmente.kacchan2

(más…)

19/06/2009 at 1:17 1 comentario

Tokyo. 東京.

Tokyo es mucho más que una ciudad. Es mucho más que 23 distritos, incluso más que 23 ciudades. Tokyo, depende de como lo mires, es Tokyo, Chiba, Saitama y Kanagawa. Tokyo son más de 35 millones de personas en menos de 14000 km cuadrados. (más…)

17/06/2009 at 23:35 3 comentarios

Trabajar en Japón: 職場憲章

Todos los días, despues del descanso para comer, en mi empresa hacemos una breve reunión del grupo de trabajo. Cuando acaba todo el mundo de decir lo que tenga que decir (programan próximas reuniones, eventos, charlas, distribución de tareas), llega el momento del 職場憲章 (estatuto del lugar de trabajo).

Empieza una persona, señalando un cartel en la pared y leyéndolo. Cuando él acaba, lo lee el resto del grupo de investigación, también señalando.

Hasta ahora, durante 6 meses, todos los días leíamos un cartel que pone:

作業前KYで無事故・無災害。ヨシ!

(Antes que el trabajo, la prevención de riesgos. Así, ni accidentes ni desastres. ¡Correcto!) (más…)

17/06/2009 at 23:33 1 comentario

Distancias y sitios (Japón, octubre de 2008)

Tokyo es una ciudad extraña. Al llegar, descubres que no entiendes nada. Todo funciona por una serie de reglas no escritas y nada obvias. Así que tienes que sumarte a la mayoría para hacer cualquier cosa.

Ese poder de la mayoría (del みんな-san) mueve cada pequeña cosa que hay que hacer. Tienes que tener en cuenta cómo afectan a los demás tus decisiones antes de cada paso. Simplemente, tienes que funcionar de otra forma por dentro.

Todos los días en el metro vas comprobando que sí, que lo que sospechas es cierto. Eres el único occidental que ves a la redonda. Y eres el único occidental que ellos ven a la redonda. Notas reacciones muy raras. Descubres el “vacío del gaijin” (así llamamos al círculo que se produce a nuestro alrededor, que es el último sitio en llenarse del tren).

(más…)

17/06/2009 at 19:17 2 comentarios

Propiocepción y cinestesia (febrero de 2009)

Una de las cosas buenas de irte muy muy lejos y de defenderte en un entorno completamente distinto al tuyo es lo que te hace cambiar tu percepción de ti mismo y tu cultura. Estar en un entorno “hostil” (lleva comillas, pero Japón es un entorno bastante más hostil de lo que parece a primera vista), te ayuda a redefinir ciertas posiciones y creencias, que luego serán aplicables cuando te traslades a otro entorno (el inicial u otro distinto).

Ahora mismo, mi vida diaria es bastante rutinaria y anormal al mismo tiempo. A no ser que abra el messenger o FB, o llame por teléfono a alguno de los Vulcanus españoles o a los que conocemos en la universidad de Keio, no hablo una palabra de español en todo el día. La mayoría de los días intercambio un par de frases en inglés con alguien en el trabajo, y las conversaciones más densas del día son en japonés (lo que, teniendo en cuenta mi nivel actual, hace que no sean para nada densas).
Todo esto lleva a que me paso muchísimas horas callado. Observando y procesando.

(más…)

17/06/2009 at 17:43 Deja un comentario

Otoño en Tokyo (noviembre de 2008)

El otoño ha llegado a Tokyo. Y no hablo de las hojas rojas de los arces y las hojas amarillas de los gingkos, que son un espectáculo que comentaré otro día. Hablo del frío. Hace frío. De repente, sin darte cuenta, ha llegado el frío. Pero este año es distinto. Este año no necesito que vengas a darme calor, a calentarme por dentro. Este año estoy lejos, y no te echo de menos, no te necesito. Y disfruto pasando frío por fuera y no por dentro.

Y a pesar de lo duro que sea a veces, el día a día tiene ese valor añadido de poder volver y decirte:

“Sí, porque como tardaste en aparecer, me fui un año a Japón. Por si me encontrabas allí. Y estuve todo un otoño pasando frío en Tokyo y no te dignaste a aparecer”.

Suponiendo, claro, que el Amor decida pasar por mi vida el suficiente tiempo como para hacerle reproches.

17/06/2009 at 17:41 Deja un comentario

Entradas antiguas Entradas recientes


Archivo

Blog Stats

  • 7.901 hits

Feeds